Colección SOYUZ de obra breve

  • La gran mentira

    Joan Antoni Fernández

    El indiano Juan Aguirre ha muerto. Arturo Pemán, el nuevo redactor de necrológicas de Las Provincias, está encantado. Dispuesto a alcanzar la fama, intentará escribir un gran artículo sobre la vida de tan ilustre prohombre. Para ello tendrá que investigar su oscuro pasado en América, aunque hay secretos que sería mejor no revelar…
    Arturo descubrirá la extraña relación del indiano con personajes célebres del siglo XX. Poco a poco irá desentrañando una madeja de misterios que lo obligará a saltar de continente: las pistas apuntan a San Francisco, y allí accederá a lugares extraños, turbadores. Algo terrible permanece oculto en la sombra, y gente muy poderosa está dispuesta a todo para que no salga a la luz.
    A través de un entramado de mentiras, el joven tratará de averiguar lo que se oculta entre bastidores. Su propia cordura se verá amenazada cuando llegue al final de la búsqueda. Porque no habrá descubierto una mentira cualquiera. Será la Gran Mentira.

    A nadie le gustan los periodistas. Son unos enterados y unos ratas que, si tienen ocasión, te  gorronean hasta la mugre de las orejas. Por eso da rabia que esa chusma sea necesaria. Necesaria porque se enfanga en los vertederos para buscar la verdad, aunque sea una pequeñita, no la Verdad, sino un trocito del todo, y algo que, en el fondo, se aborrece; pues las tan cacareadas verdades, cuando se muestran, son como una cita doble: nadie termina contento.
    Joan Antoni Fernández es un iconoclasta, pero sabe que los buenos periodistas —los más sabelotodos y tacaños— son los que se meten en el barro porque alguien tiene que hacerlo. Y he aquí su homenaje a esos chatarreros de la realidad.
    Así que si se cruza con un periodista y éste le sangra un café o un pitillo, piense que está formando parte del engranaje que saca a la luz algo que nadie quiere ver, pero que todos han de ver.

    — Francisco M. Romero —
    Periodista. Autor de «Las tostadas de la libertad».

    Comprar

    Comprar (eBook)

  • El Planeta Muerto

    Magnus Dagon

    En un futuro lejano y convulso, tres soldados del ejército del
    Sistema Solar han conseguido otorgar la victoria a su bando en una durísima y amarga guerra civil gracias a una misión suicida. Diez años después aparecen con vida sin que nadie pueda explicarse qué ha sido de ellos durante ese tiempo o cómo han logrado subsistir. La única recompensa que solicitan es gobernar un mundo de pesadilla conocido como El Planeta Muerto, fuente de historias siniestras que rozan la categoría de leyenda. Tras una serie de acontecimientos inexplicables en colonias cercanas el ejército decide enviar a un embajador para que investigue los hechos. Lo que allí contemplará hará que conozca nuevos
    matices de la locura, la perversidad, la pérdida y la venganza.

    ¿Quién es Magnus Dagon? La leyenda cuenta que obtuvo un Máster de Ciencias Matemáticas en Criptografía Cuántica. Sus groupies cantan sus letras y lo adoran como cantante. En los anales de la literatura existen registros que lo identifican como un escritor de sólida y extensa carrera, principalmente fabulando historias de Ciencia Ficción. Su larga lista de galardones incluye los premios UPC 2006 y el Ignotus 2008. Todos estos datos están escondidos en el ciberespacio, pero unos pocos conspiranoicos sostienen que tras esa denominación clave se esconde una abigarrada y desquiciada Inteligencia Artificial. Otros más sensatos afirman que es el alter ego del ciudadano Miguel Ángel López Muñoz; puede que sólo él tenga las claves de este secreto y el de otras historias, como la del investigador que en estas páginas se enfrenta a una vorágine de misterios laberínticos, un apartado planeta de pesadilla y unos enigmáticos antagonistas. ¿Quién ha imaginado a Magnus Dagon? En esta rápida lectura se esconde una parte de la verdad.
    — José Miguel Martín — Ciudadano-Presidente de la TerMal
    (Tertulia Malagueña de Ciencia Ficción y Fantástico)

    Comprar

    Comprar (eBook)

  • La tienda del Señor Li

    Abel Amutxategi

    Dos letradictos que se chutan citas literarias en un polígono industrial de Ciudad Capital. Unas galletitas de la suerte que dicen siempre la verdad. Un anciano que esconde un aterrador secreto. Un archimandrita ortodoxo con una misión que no está dispuesto a abandonar.

    Éstas son sólo cuatro de las historias que se entrecruzan en La tienda del Señor Li, una surrealista road movie urbanita que mezcla humor y locura a partes iguales.

    Pero, por encima de todo eso, La tienda del Señor Li es un homenaje a la palabra escrita. Una historia que habla de cómo la palabra correcta puede cambiarnos la vida, y de cómo la palabra equivocada también puede hacerlo.

    ¡Que alguien llame a emergencias!
    Que los ancianos han huido del asilo para liarla parda y no hay quien los pare.

    ¡Que alguien llame a una ambulancia!
    Que si estáis comiendo en un restaurante chino, nunca, bajo ningún concepto, pidáis las «Gambas a la Shan».

    ¡Que alguien llame al FBI! ¡O mejor a la DEA!
    Que si los lectores se han convertido en yonkis, entonces los señores de El Transbordador son los camellos; y Don Abel, el artífice de este relato, es el químico loco que te dejará alucinado y con la risa floja.

    Esta mierda es buena, hermano.

     — Sergi Álvarez — Autor de «Nunca digas vodka, nunca jamás»

    Comprar


    Comprar (eBook)

  • Pedro y la pulsera mágica

    Juan Antonio Fernández Madrigal

    Pedro no pertenece a este mundo. Para eso tendría que comprender sus reglas, las que imponen, sin tenerlo nunca en cuenta, los mismos que le exigen cumplirlas a la perfección so pena de burlas, desprecio y aislamiento: la gente normal. Aprender las reglas de un juego para el que no nació es tan abrumador que lleva toda su vida dedicado a ello, sin éxito.

    Pedro está a punto de rendirse. Pero antes va a llevar a cabo un último y desesperado intento por entrar en el juego: ha programado una ía. Pedro espera que la potencia computacional de una máquina rompa las barreras de comprensión que él no es capaz de superar. Quién sabe si lo logrará. Ni siquiera él mismo confía del todo en ello. Pero el mundo al que se ha visto reducido es ya diminuto, y no tiene más remedio que escapar de alguna forma.

    Lo que Pedro no sabe es que aquél al que aspira a pertenecer con toda su alma tampoco es el único que existe: otros cuantos lo intersectan, incluso más oscuros y peligrosos que los que él conoce. Y esas intersecciones son altamente inestables.

    ¿Quién no querría una pulsera gapeadora como la que posee Pedro, y abandonar la realidad cuando a uno se le presenta esquiva o enemiga? ¿O la que es huidiza es la pulsera, y contumaz la realidad? Blanco y negro, abismo y superficie, colores y ubicaciones para un relato dócil como una patada en los huevos, descarnado como ese beso de buenas noches que te ofrenda tu abuela.

    Juan Antonio Fernández Madrigal ha inventado a Pedro dos veces para que no nos olvidemos de él, a este lado o al otro de la cordura.

     — Alejandro Castroguer —

     

    Comprar

    Comprar (eBook)

     

  • Las adivinaciones de Louis Rimson y la catástrofe de la Villa de Dunia

    Fernando Llor

    La noche del 20 de marzo de 1816 el adivino Louis Rimson, empleando unos huesecillos de cabra, predijo que un año más tarde la Villa de Dunia vería la llegada del Segundo Hijo y eso provocaría una catástrofe capaz de destruirla por completo.

    Theodore Frint, el gobernador, intentará de todas las formas posibles que el viejo adivino se desdiga, sin tener en cuenta que ya no hay nada que pueda hacerse por evitar el mal que se avecina.

    Durante la agónica espera ante la predicción de Rimson toda la Villa vivirá episodios de angustia y de terror, verá pulular a alguno de los Demonios Menores y se estremecerá esperando el resultado final de la catástrofe.

    Fernando Llor es capaz de contarnos una historia rica, preciosamente manufacturada y compleja en un formato conciso. Estas «Adivinaciones...» son un viaje hipnótico al corazón de unas tinieblas que mezclan por igual misterio, ironía y horror en la misma —y sórdida— clave de buena ficción. Un crescendo que consiga esta mixtura, propia del mejor aquelarre, sólo puede calificarse como producto de la magia. Magia negra, por supuesto.

    — Miguel Ángel Villalobos —

    Comprar (eBook)

  • Las Tostadas de la Libertad

    Francisco M. Romero

    La red se cae.

    Parpadeos sordos en un no-espacio sin límites. Un armazón de metal y plástico inteligente se nutre del alimento que le ofrecen nodos hechos de carne y bits mientras Gregory se enfrenta a la metamorfosis, el horror y la miseria del cambio.

    Una simple búsqueda puede dar sentido a un mundo que, de ese modo, se salva cada día.

    Gregory lo hará por ella.

    Seguramente crees saber lo que es la realidad; has pensado sobre ella, te has acostado con ella, la has respirado, sudado, aprendido… Seguramente la realidad te ha dado motivos para creer que la conoces. Francisco M. Romero te demuestra que no sabes nada, ni de la realidad, ni de ti mismo, y que, además, no importa nada. Viaja con él a los límites de la identidad, desnúdate de todo aquello que eres. Más allá, dónde sólo quedan las sombras chinescas y unas tostadas. — M.J. Sánchez —

    Comprar (eBook)

Localización

Málaga , Spain

Contacto

Teléfono: +34 688 918 005
edicioneseltransbordador@gmail.com

Redes Sociales

facebbok       twiter